Our Protective Shield

Send a FREE ECard!

 

 

Un poco de historia…

Los antiguos pensaban que las auroras presagiaban guerra – o reflejaban incendios espantosos
Las personas han tenido conocimiento de las Luces del Norte desde tiempos ancestrales. Cuando una aurora de color rojo profundo llenaba el cielo, muchos lo consideraban como una profecía de un baño de sangre y guerra. En 37 AD, los romanos vieron lo que ellos pensaron era un incendio terrible reflejado en el cielo. El Emperador Tiberio envió un ejército a Ostia para ayudar a las víctimas del incendio. El reflejo era en realidad una aurora roja grande. Esta misma conclusión también ocurrió durante la guerra revolucionaria y la guerra civil.

Red AuroraAurora Roja
Una aurora roja como ésta sobre Boulder, Colorado dejó estelas de luz en el cielo antes de la Batalla de Fredericksburg en 1862. La Guerra Civil coincidió con una época de enorme actividad de manchas solares.

Las personas al norte extremo desarrollaron historias coloridas para explicar las extrañas luces
Los Vikingos del año 1000 pensaban que las auroras eran causadas por la luz solar que se refleja en cristales de hielo en lo alto del cielo. Esta explicación todavía fue usada siete siglos después en una publicación noruega de 1724.

Como muchos europeos, los pueblos nativos del Ártico vieron la aurora como causa de preocupación. Tenían muchas explicaciones para las luces del norte. Una idea era que la aurora representaba a los espíritus de los muertos, jugando a la pelota con la cabeza de una morsa. Las luces trémulas mostraban las luchas de los jugadores contendientes.

Ben FranklinBen Franklin pensaba que el relámpago era la clave.
Su teoría vinculaba las auroras con la electricidad. Él pensaba que como la atmósfera de la Tierra circulaba, engendraba tormentas eléctricas en los polos. Los relámpagos asociados producían la aurora.