Education

 

Send a FREE ECard!

 

Auroras: Vallas Publicitarias para el Espacio Eléctrico

  La diosa romana del alba.
Las personas que viven en las regiones árticas pueden ser testigo de las auroras – hermosas cortinas de luz trémula que aparecen en el cielo nocturno. Las auroras son como anuncios publicitarios gigantes para la existencia del Espacio Eléctrico; las vallas publicitarias de neón más grandes del mundo. Llevan este nombre en honor a la diosa romana del alba.

Las espectaculares auroras son fenómenos cuya belleza desafía toda descripción. Producidas por perturbaciones del viento solar y de la magnetosfera de la Tierra, estas cortinas de luz ocurren cuando los iones y electrones de alta energía en la magnetocola son energizados y guiados hacia las regiones polares por el campo magnético de la Tierra. A aproximadamente 70 millas por encima de la superficie, los electrones que se mueven a gran velocidad se encuentran con la atmósfera superior de la Tierra, donde chocan contra moléculas de gas, haciéndolas brillar: las moléculas de oxígeno brillan con un color blancuzco-verde, las moléculas de nitrógeno brillan con un color rosa. Contrario a la creencia popular, las auroras no producen sonidos.

  Una visión de las luces del sur tomadas desde el Transbordador Espacial Discovery en 1991. Foto cortesía de la NASA.
Los astronautas del Discovery de la NASA avistaron las “cortinas” de la aurora en 1991. Esta foto de la aurora fue tomada desde el transbordador espacial en órbita a varios cientos de millas sobre el Polo Sur de la Tierra.

Los satélites que orbitana miles de millas sobre la superficie de la Tierra pueden proporcionar una visión global de la aurora, que ni el Transbordador Espacial, ni las observaciones en tierra pueden captar. Estas fotografías muestran que la luz de la aurora forma un óvalo – como una corona de luz – muy por encima y alrededor de los polos magnéticos de la Tierra. El óvalo, o zona auroral, se expande y se contrae sobre un periodo de horas y días, dependiendo de la actividad geomagnética. La zona auroral tiene aproximadamente seis grados de ancho, centrada a una latitud magnética de 67º.
  AUna fotografía del óvalo auroral tomada por el satélite Dynamics Explorer - 1. Cortesía de Louis Frank, Universidad de Iowa.

Las auroras actúan como un calibrador de lo que está sucediendo en el campo magnético de la Tierra a decenas de miles de millas de distancia. En días calmos, las auroras son apenas visibles, incluso a latitudes septentrionales. Pero durante las tormentas magnéticas, el óvalo auroral puede crecer y pueden verse inclusive al sur de Colorado, o Florida.